Congelación de leche materna

Las bolsas de congelación de leche materna Lansinoh vienen con un dispensador de plástico para facilitar el acceso y el almacenamiento.

Tienen doble cierre (tipo zipper) para que el cierre sea hermético y una etiqueta para escribir fuera de la zona de llenado, lo que elimina el riesgo de un pinchazo y la contaminación por tinta.

El fondo triangular de nuestras bolsas de congelación de leche permite su expansión cuando se congelan y están diseñadas específicamente para el congelador.

La leche que extraes para tú bebé es un fluido valioso.

Combina la mejor nutrición posible con anticuerpos, células vivas y otras sustancias que protegen a los bebés de las infecciones y les ayudan a crecer y a desarrollarse.

Desearás tratarla con mucho cuidado y la forma de congelarla afectará a su buena conservación.

Las Bolsas de Congelación de leche de Lansinoh están hechas de polietileno (PE) de uso alimentario.

Se utiliza un método especial de fabricación que nos permite trabajar sin aditivos ni plastificantes.

De esta forma podemos evitar que cualquier sustancia que pueda ser dañina para el bebé penetre en la leche materna.

Las bolsas de congelación de leche de Lansinoh deben manipularse con cuidado al meterlas y sacarlas del congelador, y especialmente al descongelarlas.

Por ejemplo, si una bolsa cae al suelo o sufre otro tipo de daño, podría perder parte del contenido al descongelarla.

Instrucciones de uso

Rasga el cierre de seguridad de la parte superior de la bolsa y abre el doble cierre (tipo zipper) con cuidado.

Las bolsas de congelación de leche de Lansinoh están preesterilizadas y no es necesario lavarlas antes de su uso.

Vierte la leche materna en la bolsa de congelación de leche de Lansinoh.

Antes de cerrar la bolsa, comprueba la cantidad de leche mediante la escala impresa, cierra la bolsa y escribe el contenido en la zona destinada para ello.

Las bolsas se pueden almacenar en posición vertical u horizontal en el interior del frigorífico o congelador.

Las bolsas son más fáciles de descongelar cuando se almacenan en posición horizontal.

Para evitar las quemaduras del congelador, debe extraerse el máximo de aire de las bolsas de almacenamiento de leche de Lansinoh antes de congelarlas.

Para hacerlo, sujeta la bolsa con los dedos índice y corazón (como si fueran unas tijeras) y haz presión sobre el aire por encima del nivel del líquido y hacia el cierre.

Cierra la bolsa haciendo presión sobre el doble cierre hermético.

Repite el procedimiento para asegurarte de que la bolsa queda cerrada herméticamente.

Como descongelar la leche?

Para conservar las valiosas sustancias que contiene la leche, la descongelación debe realizarse con el mayor cuidado posible: puedes dejar la bolsa 24 horas en el frigorífico o a temperatura ambiente.

No utilices agua hirviendo o un microondas.

Si es necesario, la descongelación se puede realizar también con agua fría o tibia (máx. 37†C), en agua corriente o en un calentador de biberones.

Después de la descongelación, la leche debe guardarse en el frigorífico hasta que se consuma.

La bolsa con leche materna descongelada puede mantenerse en el frigorífico durante 24 horas antes de abrirla.

Después de abrir la bolsa, la leche descongelada debe mantenerse en el frigorífico y consumirse antes de 12 horas.

Después de calentar la leche, los restos de la toma deben desecharse.

Si la leche forma distintas capas, mézclala agitando la bolsa suavemente.

Almacenamiento de la leche materna

Hay diferencias en cuanto a las recomendaciones relativas al tiempo que se puede almacenar la leche dependiendo de la información impresa y del país.

La oficina principal de información sanitaria alemana (BZgA) recomienda en su libro sobre nutrición y lactancia materna (Stillen und Muttermilchernährung) los siguientes tiempos ;
Tiempos de alamacenamiento leche materna

Sonobaby recomienda

Es importante que guardes la leche materna en un lugar limpio y seguro.

Si extraes la leche mediante un extractor de leche y la guardas en un refrigerador corriente en el trabajo, asegúrate de que lleva una etiqueta con tu nombre o métela en una bolsa para que nadie la confunda con leche normal.

Si tienes alguna pregunta sobre cómo recoger, conservar y congelar correctamente la leche materna, consulta con un experto en lactancia, (sonobaby) o sigue las directrices a continuación.

Directrices para el almacenamiento de la leche materna

La leche materna se puede dejar a temperatura ambiente (19-22°C) hasta 10 horas.

Se puede guardar en un frigorífico (0-4°C) hasta 8 días.

Si tienes un frigorífico de una sola puerta con sección de congelador, la leche se puede guardar en el congelador hasta 2 semanas (debido a que la puerta del congelador se abre y se cierra constantemente).

Si tienes un frigorífico congelador de dos puertas, la leche se puede guardar en el congelador durante tres o cuatro meses.

Si se ultra congela a una temperatura constante de -19† C se puede guardar durante 6 meses o más.

Si tienes alguna duda con respecto a la leche almacenada, deséchala y no se la des a tu bebé.

Qué tipo de recipiente se debe utilizar

La leche refrigerada o congelada se puede guardar en :

Recipientes de plástico duro o cristal con tapas de cierre hermético
Bolsas de leche para frigorífico que estén diseñadas para almacenar leche humana
No se recomiendan los biberones desechables

Cómo calentar la leche

Descongela y calienta la leche bajo agua tibia.
La temperatura de la leche no debe llegar al punto de ebullición.
Agita suavemente la leche antes de probar la temperatura.
Esto ayudará a redistribuir la nata en la leche.

(Es normal que la leche almacenada se separe en una capa de nata y otra de leche.)

No la agites con fuerza, ya que esto podría dañar a algunos de los componentes vivos de la leche materna.

No utilices un horno microondas para calendar leche humana.

Leche descongelada

Si la leche se ha congelado y descongelado, se puede mantener en el frigorífico hasta 24 horas para su uso posterior.

No debe volverse a congelar.

No se sabe si es seguro guardar la leche que queda en el biberón después de la toma o debería desecharse.

Se ha estropeado la leche congelada?

En casos muy poco frecuentes, algunas mamás que han extraído meticulosamente la leche y la han congelado para su uso posterior han descubierto con preocupación que la leche congelada se había estropeado.

Esto ocurre cuando la mamá produce leche con alto contenido de lipasa, la enzima que descompone la grasa de la leche.

Dependiendo del nivel de lipasa de la leche, algunas mamás notan este olor rancio después de que la leche se haya enfriado en el frigorífico, mientras que otras lo notan sólo después de que la leche haya estado congelada durante algún tiempo.

Por suerte esto no sucede con frecuencia y se puede evitar.

Sugerimos que las mamás que estén pensando en congelar la leche congelen algunos lotes de leche de prueba y los descongelen después de una semana más o menos para asegurarse de que no se ha estropeado.

Si desprende un olor rancio, en el futuro puede ser necesario escaldar la leche antes de congelarla para desactivar la lipasa.

Si la mamá descubre que después de congelar y descongelar la leche ésta tiene un olor rancio, puede evitar que esto ocurra en el futuro recalentando la leche (sin que llegue a hervir) justo después de extraerla y luego enfriándola y congelándola rápidamente.

Esta operación desactiva la lipasa.

Sin embargo, una vez que la leche haya adquirido el olor rancio, no servirá de nada tratarla.

No se sabe si esta leche es segura para el bebé o no, aunque la mayoría de los bebés la rechazan debido a su mal sabor.

Centro perinatal especializado en lactancia materna

Somos un grupo de médicos ginecólogos especialistas en ecografía, pediatría, especialistas en lactancia materna, terapia física, ocupacional y psicología, dedicados al estudio, prevención y cuidado integral de la mujer embarazada, la lactancia y manejo del recién nacido.

No se admiten más comentarios